lunes, 21 de marzo de 2011

KUESTION DE INERZIA MENTAL



Por Agustín Pallarés Padilla
(LANCELOT, 23-V-1997)


Sí, amigo lektor, estoi seguro de ke apenas komienzes a leer este eskrito i te perkates de su ekstraña ortografía eksperimentarás una inmediata e instintiva reakzion de rechazo. El instinto no es otra kosa, efektivamente, ke un prozeso eksazerbado de inerzia mental. El zerebro, sede o asiento de nuestra psikis, ke otros llaman espíritu o alma, funziona mediante impulsos neuronales produkto de la akzion jenétika lograda tras un largísimo prozeso de evoluzion biolójika´
Pero la intelijenzia –konzepto kontrapuesto al mero instinto animal– konsiste en la kapazidad intelektual de anteponer el raziozinio a los ankilosantes impulsos instintivos. I eso es, prezisamente, lo ke nos aze grandes frente a los animales i nos diferenzia fundamentalmente de ellos: el gozar de la fakultad de diszernimiento ke nos permite distingir lo bueno de lo malo i avanzar en sentido positivo o mejorable de las kosas elevando así nuestro nivel de vida, tanto en lo moral o kultural komo en lo material.
Viene este preámbulo a kuento komo kontestazion a las desaforadas reakziones ke se an produzido aze unas semanas ante la intervenzion del premio Nobel de literatura Gabriel Garzía Márkez en el Kongreso Internazional de la Lengua Española zelebrado en Zakatekas (Méjiko) donde el famoso eskritor pidió una simplifikazion más razional de la ortografía de nuestro idioma.
Afortunadamente el rechazo a tal propuesta no es, ni mucho menos, tan jeneralizado. De siempre a abido ilustres gramátikos ke an prekonizado i konsegido en parte notables avanzes en la simplifikazion ortográfika de nuestro idioma. Kon ello, llevada a su máksima ekspresion, se lograría una lengua perfektamente fonétika i eksenta por tanto de komplikaziones en el momento de plasmarla en la eskritura.
Fruto de tales iniziativas son las reformas ortográfikas ke izieron desaparezer, en la dezizion tomada por la Akademia de la Lengua en 1763, arkaikas formas de eskribir multitud de palabras, komo fue el caso, por ejemplo kon ‘rhytmo’, ‘psalmo’, ‘throno’, ‘philosophía’, ‘orthographia i muchas otras kuya enumerazion aría la lista eksesivamente larga.
Alegan los nostáljikos de tan aparatosas grafías el simplista sofisma de ke las mismas son el ropaje ke las identifika kon su orijen etimolójiko. Mas aparte de ke el eskribirlas kon una ortografía más senzilla i fázil de aprender no obsta para ke el interesado pueda imponerse sobre su etimolojía konsultando un tratado sobre la materia, está klaro ke el komplemento kultural ke su konozimiento supone no kompensa ni kon mucho el tiempo perdido en obtenerlo, tiempo ke podría emplearse en adkirir otros konozimientos más útiles i de una aplikazión práktika más provechosa.
No ai ke olvidar ke la lengua eskrita no es más ke el instrumento o erramienta ke nos permite ekspresar grafikamente nuestros pensamientos e ideas, i no un objetivo en sí misma.
En fin, ke el kid de la kuestión radika en esa reakzionaria inerzia mental ke a impedido avanzar al jénero umano por la senda del progreso, a lo largo de toda su istoria, kon la debida fluidez i efizienzia. Obsérvese kómo, venzidas laboriosamente, i pese a todo, las trabas ke an ido surjiendo kada vez ke alkanzamos un nuevo logro sozial o kultural, terminamos siempre por eksklamar: ¡ai ke ver! ¡I pensar ke esto nos parezía antes un solemne despropósito i aora lo vemos como la kosa más konveniente i natural del mundo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Usted puede hacer el comentario que desee